Cero-despilfarro concentra sus esfuerzos en la reducción del despilfarro alimentario en la gran distribución, donde los invendidos son importantes, pero la lucha contra el despilfarro alimentario es una enorme labor en la que cada uno de nosotros a nuestro nivel tenemos que implicarnos.

Reducir el despilfarro alimentario es la acción de todos. A cada nivel hay soluciones. He aquí algunos ejemplos (lista no exhaustiva):

  •   Los poderes públicos pueden sensibilizar, movilizar y enmarcar;
  •   Las colectividades pueden dar el ejemplo e informar;
  •   Los industriales pueden proponer productos que correspondan mejor a las necesidades de los consumidores y engendren menos residuos;
  •   los distribuidores pueden reducir los invendidos (¡gracias a cero-despilfarro!);
  •   los consumidores pueden hacer compras responsables (¡una vez más gracias a Cero-despilfarro!) y mejorar las costumbres diarias para tirar menos.

Los ciudadanos no siempre son conscientes de las cantidades considerables que despilfarran, pero muchos son los que dicen estar dispuestos a modificar su comportamiento, ¡se trata de una buena noticia!

Para saber cómo actuar a partir de hoy, ¡consulta nuestros consejos de Despilfarradores Cero para reducir el despilfarro alimentario!